Encuentro de Bandas de Música en Chirivel – Asociación Musical «Maestro Eugenio Calderón» de Mazarrón

El sábado 2 de julio, la Asociación Musical ‘Maestro Eugenio Calderón’ se desplazó a Chirivel (Almería) en el marco del intercambio de bandas de música iniciado en Mazarrón el pasado mes de abril.

Galería de fotos.

Alrededor de cien mazarroneros, entre músicos de la Banda-Escuela y de la Banda de Música, socios y acompañantes, se desplazaron desde Mazarrón hasta el pequeño municipio almeriense para corresponder a la visita realizada a Mazarrón por la Asociación de Amigos de la Cultura de Chirivel el pasado 16 de abril.

La jornada de convivencia comenzó poco antes de las diez de la mañana en que los anfitriones dieron la bienvenida a los visitantes con el desayuno en el Centro Cultural, un pequeño auditorio donde también se llevaron a cabo los ensayos conjuntos de las bandas-escuela, seguidas de las bandas de música. Mientras tanto, socios y acompañantes disfrutaron de una visita guiada por este encantador municipio situado en la comarca de los Vélez que comparte con Mazarrón el vínculo histórico con el marquesado de los Vélez y un proyecto, compartido con el resto de pueblos de la comarca, de recuperar esta parte de la historia, mediante la digitalización de documentos del marquesado y del Archivo Ducal de Medina Sidonia.

Los anfitriones acompañaron a los visitantes a lo largo de toda la jornada, poniendo a su disposición todas las instalaciones, incluida la piscina municipal, de la que disfrutaron largamente grandes y pequeños, tanto antes como después de una agradable comida compartida a la sombra de enormes árboles. La visita culminó con el concierto que ofrecieron en la plaza del pueblo las bandas-escuela primero, y las bandas de música después, y que fue dirigido por Juan José Miñarro Alcázar, director titular de la Banda de Chirivel, y colaborador habitual de la Asociación Musical ‘Maestro Eugenio Calderón’. Durante el concierto, los directores intercambiaron unos detalles, Mazarrón obsequió a Chirivel con un barco fenicio y éste correspondió con una placa, como recuerdos de un encuentro sumamente grato e inolvidable.